Historia PDF Imprimir E-Mail

En primer lugar y lo más importante, ¿a ti qué coño te importa? ¡Hombre, por Dios! Qué ánimo por rebuscar el pasado oscuro de la gente...

En fin Pilarín. Se han dicho tantísimas cosas de nosotros y nosotras, casi todas falsas, que tampoco se nos van a caer los anillos por añadir unas cuantas sandeces más...

Somos un grupo de personajillos tan anormales como tú o no, o que sabemos. En realidad cuando nos conocimos pensábamos que estábamos todos medio pirados... pero es que sólo nos conocíamos a medias.

 


Sin embargo una de las pocas cosas que nos unía era ese gusto "peculiar" por la “música charanguil” y callejera, como si fuéramos alumnos aventajados del Maestro Turrillas.

Dicen que el humano razonable procura adaptarse al medio, y el que no lo es, procura adaptar el medio a sí mismo. Por este mismo motivo, nos propusimos evangelizar al ciudadano de a pié y a otros muchos que pasaban por ahí, para que todos, aguantasen nuestra forma peculiar de interpretar la “música de calle”.

Y así fue como, en una de aquellas farras nocturnas de las que aún recordábamos algo al despertarnos, tuvimos una gran idea: montar una charanga y ya puestos, ofrecernos como subcontrata a la Pamplonesa para el tema de los castings. Pero mientras tanto, nos conformamos con tocar bonitas melodías y otras cosas sonoras para tí.

Esperamos que te guste nuestra “música” y que incluso tomes parte activa ayudándonos a dar en el clavo con esa canción que siempre quisiste escuchar, pero nunca encontraste quien te la tocara (juas, juas, juas).

Y recuerda, si encuentras mejores charangas en cualquier otro sitio, dínoslo y te cortaremos la cabeza para que no corras la voz.